Usamos cookies para mejorar tu experiencia. Si sigues navegando, entendemos que estás de acuerdo.
Filosofía Advaita - Talleres y Consultas en Barcelona
¿qué es la filosofía advaita?
La palabra Advaita significa literalmente "no-dualidad". Esta filosofía está en la base de todos los caminos que llegan hasta el final de la búsqueda: el Vedanta, el Zen, el Sufismo, el Taoísmo, el Tantrismo, los Místicos Cristianos, etc.

Adi Shankara es considerado como la referencia primordial de la antigua doctrina Advaita. Más recientemente surge la figura de Ramana Maharshi, principal referente en el siglo XX.


Sri Ramana Maharshi
Otro referente es Sri Nisargadatta Maharaj, cuya visión está reflejada en el libro Yo soy Eso. Nisargadatta fue el Maestro de Ramesh Balsekar, el cual ha tenido mucha influencia en la comprensión del Advaita en Occidente, siendo, a su vez, el Maestro de modernos maestros occidentales del Advaita como el americano Wayne Liquorman (Ram Tzu) quien se expresa con desnuda claridad y en un lenguaje completamente occidental y carente de los tradicionales términos hinduistas que predominan en el Advaita oriental.

La afirmación de que la Realidad es Una o, literalmente, "no-dos", tiene implicaciones filosóficas y cotidianas muy importantes con respecto al libre albedrío, la responsabilidad y el papel del ego. Vamos a verlas...

Advaita en un nivel cotidiano: tú no eres el autor

La consecuencia práctica más importante del principio de "no-dualidad" es la que remarcó Maharshi acerca de que el individuo es el "hacedor" pero no el "autor" de las cosas que hace. El individuo como entidad separada, independiente y autónoma es considerado como una mera idea: algo ilusorio. Por lo tanto, los actos que comúnmente se atribuyen al individuo son obra de esa "no-dualidad", llamada frecuentemente Ser, Vida, Tao, Unidad o Conciencia.

Una de las consecuencias en la vida diaria es que, si realmente vas sintiendo que no eres el autor de lo que sucede ni de tu propia personalidad -que no fue creada ni elegida por ti, sino por la vida-, puedes relajarte e ir aceptándote al tiempo que aceptas a los demás tal como son: con sus luces y sus sombras inherentes al plano dual en el que vivimos.

El hecho de que sea la Conciencia la que realiza todas las acciones del Universo -incluidas las que son llevadas a cabo por individuos que creen ser independientes del resto- cuestiona el libre albedrío (realmente uno es libre de hacer lo que quiera pero, ¿elige uno aquello que quiere?), la responsabilidad moral (más allá de la responsabilidad de vivir las consecuencias en el mundo de los actos que suceden a través de uno), el karma (que existe por el hecho de que toda acción tiene consecuencias pero que no deja de ser algo impersonal)...

Esta filosofía tiene muchas más implicaciones a nivel cotidiano que escapan a la extensión de este texto pero que podemos discutir juntos en el próximo taller que realizaré o que puedes ampliar en los libros y vídeos que te muestro al final de esta página.

Advaita en el plano filosófico: el buscador es lo buscado

A nivel filosófico el Advaita afirma que tú no estás separado de la vida en todas sus formas: el mundo, los otros o de la Fuerza que te ha creado. Esto parece totalmente incompatible con la experiencia sensorial que vivimos ya que vemos, no sólo dos, sino infinidad de formas separadas unas de otras empezando por nuestro cuerpo.

Esta falsa apariencia nos parece tan real debido a la función mental de conceptualizar, que consiste en definir y para ello dividir en partes lo que no está dividido. Así, cuando la mente abandona el proceso de conceptualización, la realidad de ser uno se revela, sin dejar dudas, como un hecho puramente objetivo. Ante la pregunta fundamental «¿quién soy yo?», la respuesta es la no-conceptualización. La expresión «Yo soy» seguida de silencio sugiere esta respuesta.

De este silencio se deduce que con las palabras no se puede llegar a la Verdad. Por ello, el Advaita se puede empezar entendiendo mentalmente pero, si la comprensión es profunda, inevitable y progresivamente va a ir llegando al corazón y a las acciones cotidianas para finalmente darnos cuenta de que realmente no hay nada que entender; que el propósito último de la vida es simplemente vivirla con todo su misterio y con la consciencia disponible en cada momento.

Bibliografía y vídeos recomendados



Más de 7000 personas han confiado en nosotros, así como las siguientes empresas e instituciones:

Estamos en Barcelona, c/Aribau 324  •  Teléfono: 673 112 826  •  hola@cosmograma.com  • 
Copyright © 2017 Cosmograma  •  Todos los derechos reservados  •  Condiciones legales y de privacidad